miércoles, 2 de junio de 2010

El enigma de Zahor



Mientras los demás niños llevaban al recreo enormes bocadillos de Nocilla envueltos en papel albal yo sólo los disfrutaba en las ocasiones especiales, para todos los días tenía algo mucho más auténtico, el pralín de Zahor, que siempre venía con la desagradable sorpresa que una mitad era de chocolate o avellanas y la otra era blanca, o mejor dicho, de un color amarillo claro incatalogable, o de fresa y tenía un color rosa nada agradable. Tenía además muchos valores que te hacían detectar desde pequeño que la Nocilla pertenecía a otra clase social: su envase era de plástico frente al vaso de cristal de su competidor, un plástico que además se quebraba con una gran facilidad, la tapa nunca llegaba a cerrar bien frente a la tapa roja de la Nocilla y eso provocaba que a los dos días de abierto el Zahor se quedaba tan duro que parecía el desierto de los Monegros agrietado por la falta de lluvia. Pero esto no era lo peor, nadie quería comerse la zona rosa o amarilla pero si no se acababa no había otro nuevo, así que había que agudizar el ingenio para hacerlo desaparecer sin que quedasen pruebas. Con el paso del tiempo me haría mucha ilusión poder probar aquel color rosa o el amarillo y poder comprobar si pertenecen al nuevo sabor umami.

27 comentarios:

  1. Pues yo añoro sobremanera el sabor del Pralín!!
    Mezcladito lo amarillo y lo marrón...mmmm
    Para mí el castigo era la Nocilla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmmmmmmmm, pralín!!!
      infinitamente mejor que la nocilla!!

      Eliminar
    2. Me acaba de entrar hambre con tu contestación.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. en mi casa, con mis cinco hermanos, nunca nos dió tiempo a que se pusiera duro!!! Por cierto, en la página de Zahor, en la sección de productos, viene el "Pralín siglo XXI", por lo que yo me voy a poner a buscarlo!!!

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, lo que hace ser sólo dos hermanos.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor del pralín eran las diapositivas y las sorpresas que traía a mi me gustaba, Mejor que la nutela y la nocilla mmmmmmmmmmm

    ResponderEliminar
  5. No recuerdo lo de las diapositivas ¿de qué eran?

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco recuerdo que trajeran regalos, sólo envidia, mientras mis primos comían "Nocilla" mi hermano y yo teníamos que comer "Pralin", tienes razón, el primer día algo blandito, luego ya era cemento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hay cosas que no se pueden olvidar, todavía me duelen los dientes del segundo día en que estaba abierto el Pralín.

      Eliminar
  7. Mi recuerdo del Pralín es muy bueno, no recuerdo que en mi casa se endureciera, sin embargo si que recuerdo que una vez me compraron Nocilla y fue lo peor que probé, duro y difícil de untar en el pan, añoro el sabor del Pralín hace días me enteré que ahora se llama Pralín siglo XXI y estoy buscándolo como loca, me dijeron que en Mercadona lo vendía pero no lo he encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena noticia me das con que el Pralín existe de nuevo, a buscarlo como locos.

      Eliminar
  8. Yo también he sido un asíduo al Pralin. La nocilla estaba buena, pero el pralin de zahor estaba mejor, jeje.
    La última vez que lo probé fue aproximadamente hace 12 años, pero ya no lo he vuelto a ver, con su típico embase como decía David, de plástico y que cerraba mal la tapa. Yo creo que era un defecto buscado a propósito para que la vida del producto se acortara lo máximo. Es verdad que terminaba teniendo un ligero sabor aceitoso poco apetecible, pero creo recordar que sólo llegué un par de veces a que tuviere este estado. Recién abierto, era muy muy apetecible, que saborrrrr, uhmmm, arggggggggg se me hace la boca agua
    jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía te veo relamiéndote amigo, a disfrutarlo.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Donde puedo encontrar el Pralin S.XXI??

    ResponderEliminar
  10. yo también era de Pralín... me gustaba mucho más que la Nocilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gustaba más el pralin que la nocilla. Cuando mi madre compraba nocilla yo le decía que esa no me gustaba que comprase pralin, no creo que la nocilla fuese cosa de ricos y el otro de pobres, está en los gustos. Y el pralin estaba buenísimo.

      Eliminar
    2. Los gustos no son de pobres ni de ricos, pero hay que reconocer que la diferencia de precio entre los dos productos era importante.

      Eliminar
  11. ¿Os acordais del TULICREM? Todavía peor que el Pralín, pero a mi me encantaba...

    ResponderEliminar
  12. El Tulicrem, qué bueno, ya lo tenía casi olvidado de mis recuerdos…

    ResponderEliminar
  13. Debido a la demanda latente por la recuperación de Pralín, una vieja gloria de Zahor consistente en una crema de chocolate para untar con la que desayunaban o merendaban muchas de las personas que hoy acumulan treinta y tantos o más años, Natrazahor tomó el año pasado la decisión de relanzar este producto de marca propia. Para ello "modernizaron" el producto llamándole Pralín Siglo XXI y decidieron cambiar completamente su receta
    Sin embargo, Natrazahor ha demostrado que no tiene ni los más básicos conocimientos sobre gestión de marca propia ni de gestión de producto. Por la presente me permito afirmar que el lanzamiento de Pralín Siglo XXI será un nuevo sonoro fracaso y que el producto será descontinuado en los próximos 16 meses.
    ¿Por qué?
    Aquellos que probaron el antiguo Pralín de Zahor saben que ese era un producto único y diferenciado. Lejos de recuperar el producto antiguo, lo que ha hecho Natrazahor ha sido ni más ni menos que lanzar la típica crema de cacao y avellanas empleando para ello la marca Pralín. Obviamente de su producción se encarga ahora Natra Allcrump.
    Las razones por las que dicho lanzamiento terminará en absoluto fracaso son las siguientes:
    - Se lanza un clónico de las conocidas Nocilla, Nutella, etc. pensando que por el hecho de tener el nombre "Pralín" se va a vender. Craso error.
    - Se lanza un producto de gran consumo sin ningún apoyo de publicidad o comunicación masiva. ¿Cómo se van a enterar los antiguos consumidores de la vuelta del famoso Pralín? Craso error.
    - Se traiciona la memoria de sus antiguos consumidores, deseosos de regalar a sus hijos este producto de otra época, envasando la típica crema de untar bajo un nombre que rememora un producto único y diferenciado. Cuando los antiguos incondicionales prueban el nuevo producto ven que se trata de una farsa y de una traición a su confianza, con lo que ni se plantean volver a comprar este producto que ha perdido su esencia y el producto pierde su apoyo de base. Craso error.
    Con este "trío de ases" basta y sobra para condenar este lanzamiento. Si Zahor o la propia Natra supieran algo sobre gestión de marca y de marketing, otro gallo cantaría. Supongo que lo habrán mantenido en silencio para evitar la vergüenza de un fracaso anunciado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que probar el Pralín Siglo XXI para opinar, pero sin hacerlo comparto bastantes cosas de las que dices, de hecho, el propio nombre del producto me parece un auténtico desatino.

      Un saludo

      Eliminar
  14. Lo mejor de lo mejor...cuantas veces me acuerdo de su sabor y olor mmmmm me lo comía a cucharadas!!!! :-)p

    ResponderEliminar
  15. Buenos días,
    Aunque unos años después de esta pubicación, pero es e momento en que he dado con ella. Lo primero decir que a mi el Pralin me encantaba y segundo, lanzar una pregunta...
    ¿Recordáis una crema, no se si era Pralin o similar, que venía en un tubo tipo pasta de dientes?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...